El Presidente de CEPYME, Antonio Garamendi protagoniza un almuerzo coloquio organizado por CEOS Imprimir
"Exigimos responsabilidad a los políticos y que hagan los deberes"

El presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, se reunió con empresarios oscenses

INFORMACIÓN PUBLICADA POR DIARIO DEL ALTOARAGÓN. Ver: http://bit.ly/2dmfhro

HUESCA.- Después de que el sector empresarial haya superado la crisis y las reformas, convirtiéndose en "campeones" en la generación de empleo, viven un "momento delicado", señaló ayer en Huesca Antonio Garamendi, presidente nacional de Cepyme. Desde la clases políticas han demostrado ser "incapaces" de entender "lo que le los españoles les ha transmitido" y, señaló Garamendi, esa "inestabilidad política" se empieza "a notar". Por un lado, los empresarios no se deciden a invertir y se ha producido un "pequeño retroceso" del consumo, con lo que las previsiones de crecimiento que este año alcanzarían el 3 por ciento, apenas podrán pasar del 2.

El presidente de Cepyme reclamó "responsabilidad" hacia un país y un colectivo que respresenta el 99 por ciento de las empresas y que genera el 75 por ciento del empleo. "Exigimos que hagan los deberes", espetó ante la posible multa sobre el PIB que nos llegue de Europa si no se estabilizan los presupuestos, la pérdida de millones en fondos estructurales, el riesgo de morosidad de la Comunidades Autónomas o el futuro de las pensiones. "Hay muchos temas que nos afectan -agregó- y no nos podemos permitir el lujo que la clase política esté enredada en cosas que, en muchos casos, nos afectan poco".

Declaraciones que realizó el responsable de Cepyme a los medios de comunicación durante su visita a la capital oscense, dodne aprovechó para reunirse con responsables de las asociaciones de la Federación del Metal -cuya confederación nacional preside- y de la Asociación Intersectorial de Autónomos de Huesca (CEAT Huesca). Reuniones que mantvuo en la sede de Ceos Cepyme y el Hotel Sancho Abarca para posteriormente sumarse a los Encuentros Empresariales de la confederación oscense. Una cita que sirvió para analizar la situación política y económica y las principales claves empresariales en el panorama español. En el mismo también participaron los presidentes de Ceoe Aragón y Cepyme Aragón, Fernando Callizo y Aurelio López de Hita.

Dejando a un lado la coyuntura política, Garamendi lanzó algunas recomendaciones a las pequeñas empresas, las que tienen problemas "especialmente enormes" con la morosidad y están gravadas por impuestos. Ante esta situación, el portavoz de las pymes demando la unidad de la capilaridad del mercado, mayor inversión en I+D+i al igual que en la adaptación de la formación y el apoyo para "poder salir fuera". Nuestro país, señaló, ha pasado de ocupar el puesto sexto al segundo en Europa en exportación, con 147.000 empresas implicadas que aportan el 33 por ciento del PIB, con un balance positivo de más de 44.000 millones de euros.

Respecto a esta última cuestión, Garamendi mencionó el plan Elite de la Bolsa Londres, que trata de identificar a un millar de compañías con posibilidades de crecimiento a nivel europeo, entre ellas 75 españolas, y ofrecerles una tutela "para ayudarles a crecer e ir a mercados alternativos". Se trata de compañías que mostraron ingresos crecientes a lo largo de los tres últimos años y que superaron a sus competidores sectoriales. Una propuesta que quieren trasladar a unas 500 empresas de nuestro país. "hay muchas que quieren crecer pero -añadió- también hay otras barreras que dependen de nosotros".

"LA PELOTA ESTÁ EN NUESTRO TEJADO"

Los problemas que afectan a las empresas españolas no difieren mucho de los de las pymes altoaragonesas como la adecuación de la formación a las necesidades de empleo, pero nuestra provincia carece de una "red empresarial de tamaño medio", apuntó Carlos Bistuer, presidente de Ceos Cepyme. Esa circunstancia sumado a los frenos legales, fiscales e, incluso, sociales ralentizan ese crecimiento, que podría alcnzarse a través de crecimiento propio, alianzas o atracción de empresas de fuera. "Tenemos posibilidades de crecer pero -subrayó- la pelota la tenemos en nuestro tejado y tiene que ser la sociedad oscense que dé respuesta a esto". No obstante, insistió en que nuestro mercado tiene limitaciones para asumir la producción de las empresas, con lo que habría que invertir en las comunicaciones a través del Pirineo.