CEOS-CEPYME HUESCA manifiesta su preocupación ante el freno en la negociación colectiva que afecta a numerosos convenios en la provincia Imprimir
La Confederación Empresarial de la Provincia de Huesca celebró hace escasos días una reunión de su Junta Directiva, en la que, entre otras cuestiones, se puso de manifiesto la preocupación del empresariado por el importante parón en el que se encuentra la negociación colectiva en la provincia de Huesca debido a las incógnitas que suscita la Reforma Laboral.

Desde la Confederación de empresarios se mantiene que es importante incluir la legalidad vigente para que de esta manera los convenios sean más flexibles y se contribuya al mantenimiento y la creación de empleo.  Para ello es necesario incluir aspectos como la inaplicación de las condiciones de trabajo en determinadas circunstancias, la flexibilidad horaria, o la supresión de la ultraactividad de los convenios.

En este sentido, CEOS-CEPYME HUESCA manifiesta la necesidad de retomar cuanto antes la negociación colectiva dado que en la provincia hay pendientes de firma varios convenios colectivos de diferentes sectores de actividad entre los que destacan los relativos a oficinas y despachos, limpiezas, agrícola, panaderías, pastelería, vinícolas o los dos convenios del sector de la madera.  En estos momentos se está a la espera de que los sindicatos convoquen a las diferentes organizaciones empresariales para dar curso a la negociación colectiva en vigor, dado que hasta la fecha aun no se ha realizado, aunque sí se han mantenido algunas reuniones informales.

INFRAESTRUCTURAS

En otro orden de cosas, la Junta Directiva mostró su satisfacción por la evolución del desarrollo de determinadas infraestructuras en la provincia como la variante de Almacellas, quedando terminado todo el tramo de la A-22 entre Siétamo a Lérida o la Yebra de Basa-Fiscal.

En este sentido ya es conocido que desde la Confederación se ha reivindicado siempre el desarrollo de las infraestructuras de todo tipo como uno de los asuntos fundamentales para el necesario desarrollo socioeconómico de nuestra provincia. Y en esa línea se ha solicitado una reunión con la Subdelegación del Gobierno para conocer de primera mano cuál es el estado de las obras y su desarrollo en la autovía A-23 entre Huesca y Sabiñánigo y en la A-21 entre Jaca y Pamplona. También se espera que se liciten cuanto antes las obras entre Huesca y Siétamo. Por otra parte, desde la Confederación se ve con buenos ojos la posibilidad de que se pueda  licitar este año las obras del pantano de Biscarrués y balsas de Almudévar. En este sentido, CEOS-CEPYME HUESCA quiere poner una vez más de manifiesto que el embalse de Biscarrués es una obra fundamental, dada la importancia que tiene esta regulación para el sistema de Riegos del Altoaragón, y para el desarrollo agrario, industrial y urbanístico de todas las poblaciones que se verían beneficiadas.

Además los empresarios mostraron su inquietud por la situación que atraviesa la Estación de Esquí de Candanchú dada la importancia que tiene en todo el Valle del Aragón y se espera que se hagan los esfuerzos desde los diferentes ámbitos que permitan que la estación abra esta temporada, con normalidad.

Por otro lado desde CEOS se subrayó el apoyo a la Plataforma Logística de Somontano-Cinca Medio-La Litera en cuya creación de las comisiones de trabajo ha participado activamente la Confederación.

JORNADA RESPONSABILIDAD PENAL DE LAS EMPRESASwebjunta

Por otro lado, tras la conclusión de la reunión de Junta Directiva tuvo lugar un breve seminario sobre la Responsabilidad Penal de las Empresas y los Programas de Cumplimiento Corporativo a cargo de Javier de la Mora del Despacho Lant Abogados. Y es que desde diciembre de 2010 entró en vigor la Ley 5/2010 por la que se añade  por primera vez en la legislación española, la responsabilidad penal de las personas jurídicas.

Según explicó De la Mora, esta responsabilidad penal de la empresa no solo es imputable por los delitos cometidos por sus representantes legales o administradores, sino también por los empleados por no haberse ejercido sobre ellos el debido control. De esta forma el Código Penal establece la obligación de supervisión de los superiores respecto de los empleados.

La jornada sirvió para analizar y entender los riesgos que, debido a la actividad y organización de la empresa, existen y que, eventualmente, pudieran generar imputaciones penales para la empresa así como la posibilidad de diseñar las medidas de prevención y control suficientes para evitar que dichos riesgos se materialicen o, en caso de producirse, no generen responsabilidades penales para la empresa.

Entre dichos riesgos se pusieron como ejemplo diferentes casuísticas como la utilización de propiedad intelectual sin permiso, la utilización de material de Internet (textos, fotos, música, etc.) en presentaciones a clientes,  copias de software sin licencia, mala utilización de los sistemas electrónicos de la empresa, descargar materiales sin autorización, o incluso ilegales, a un ordenador de la empresa, difundir mensajes inapropiados u ofensivos (clásico power point) desde una dirección de correo de la empresa, etc.