CEPYME expone sus propuestas de cara a la próxima legislatura Imprimir
La Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa, CEPYME, ha elaborado un documento, titulado Legislatura Pyme, en el que se recogen las principales propuestas de esta organización empresarial de cara a la próxima legislatura. Entre otras políticas, se reclama el fomento del espíritu emprendedor, que, tal y como se denuncia, ha retrocedido sensiblemente en nuestro sistema educativo en nuestro país.

(Para descargarse el documento íntegro de CEPYME, pulse aquí) descarga_pdf

El documento, difundido en plena campaña electoral, considera que “es una inmejorable ocasión para replantearse la eficiencia de las medidas hasta ahora adoptadas y para realizar un profundo análisis y un sereno debate sobre la situación que atraviesa España”. Por ejemplo, y en primer lugar, es necesario “tomar conciencia de la gravísima situación económica y financiera de España”, y de “la necesidad de prepararnos para medidas que exigen renuncias y sacrificios”.

Sin embargo, CEPYME también reconoce que “nuestro pasado reciente nos invita a ser optimistas”. Por ejemplo, España creó casi ocho millones de empleos y fue punto de destino de “una inmigración atraídas por las oportunidades que nuestro suelo les brindaba”. Según los empresarios de las pymes, esos tiempos pueden volver si se aplican las medidas adecuadas.

En este sentido, la patronal aprovecha para denunciar que las medidas que se han tomado en la crisis “han constituido un catálogo de lo que no debe hacerse”: empezando por negar la mera existencia de la crisis, así como “la reiterada negativa a realizar las reformas estructurales que desde todos los ámbitos nacionales e internacionales se nos han exigido”.

Con todo ello, “las pymes y el empresariado autónomo son quienes más han sufrido la crisis”, denuncia CEPYME (en los últimos cuatro años, han desaparecido el 20% de las pymes y autónomos). Entre otros motivos, porque las pymes no tienen acceso a adquirir dimensión internacional, además de contar con grandes dificultades para exportar. Además, en un contexto de restricción crediticia, las pymes han tenido más problemas para renegociar sus deudas y obtener nuevos créditos.

“No ha habido ninguna sensibilidad hacia los problemas de las pymes”, asegura el documento, que también hace hincapié en la morosidad de las administraciones y las dificultades para investigar e innovar, como circunstancias especialmente características de las pymes. Incluso también se denuncia la negativa incidencia que ha tenido la prohibición del total del tabaco en el sector de la hostelería. Con todo ello, Cepyme reclama un “gobierno fuerte”, que lleve a España al “pelotón de cabeza de los países más solventes de la Unión Europea”.

Una escalada de dificultades: morosidad, financiación, entorno laboral…

Así, CEPYME repasa algunas de las principales dificultades a las que las pymes tienen que hacer frente de manera especial. Por ejemplo, se refiere a la morosidad, atendiendo a datos como el del Banco de España, según el cual, la cuantía que conforma el pasivo de las administraciones públicas por cuentas pendientes de pago ascendió a 45.794 millones de euros en 2010. Asimismo, se produce un retraso medio de pagos situado en los 280 días.

En este sentido, en las recientes modificaciones sobre la normativa de lucha contra la morosidad de las operaciones comerciales con las administraciones, sigue descansando el cómputo de los días en la emisión de un documento de la administración (expedición de la certificación de obra o acreditación de la realización total o parcial del contrato). En cambio, CEPYME considera que es necesario que el cómputo de los días comience con la entrega de mercancías o prestación de bienes de servicios. Además, reclama que se establezcan instrumentos administrativos y jurisdiccionales eficaces para garantizar el cumplimiento de la ley.

Otro de los problemas que tienen las pymes es el de la “muy importante restricción del acceso al crédito para el sector privado”. Según los estudios manejados por la patronal, el 80% de las empresas que acudieron en los últimos meses a una entidad financiera para solicitar financiación han sufrido numerosas dificultades para conseguirla o directamente les ha sido denegada (en torno a un 14% de ellas).

“Es preciso equilibrar el porcentaje de recursos propios y de financiación ajena con la que cuentan las pymes. Para la mejora del acceso a la financiación por parte de la pyme es necesario que existan los instrumentos financieros adecuados que garanticen la financiación en cuantía, plazo y coste que es demandada por las pyme”, aseguran desde CEPYME. Además, se solicita que se amplíe el importe máximo de concesión de créditos por parte del ICO Directo; y detallar los criterios de selección, primando la viabilidad de los proyectos presentados más que la solvencia acreditada.

En el plano laboral, CEPYME advierte del “incremento continuado del coste del factor trabajo derivado del comportamiento inflexible de los salarios ante una menor demanda del factor productivo”. En este sentido, la patronal considera que la problemática sobre la fijación del coste salarial se puede reducir a establecer una relación entre salarios, precios y productividad de tal forma que en condiciones “muy especiales” (información completa y perfecta, ausencia de costes de transacción, etc.) la variación de los salarios reales que se ajuste a la de la productividad será la combinación óptima para que tanto los empresarios como los trabajadores cumplan con sus objetivos preestablecidos.

Además, “es necesario vincular la evolución de los salarios a la mejora de la competitividad de la economía española”, apuntan desde CEPYME, que también piden una mayor capacidad de organización interna e introducir una modalidad de contratación indefinida que pueda utilizarse con carácter general y que se adapte a las necesidades de las empresas más pequeñas. Asimismo, se incide en la necesidad de reducir la negociación colectiva, evitando su complejidad y rigidez.

La formación también es uno de los aspectos destacados en el informe. Según la patronal, el actual modelo de formación para el empleo necesita mejorar el alcance del sistema de incentivos a la inversión de las empresas en formación, especialmente en lo referido a las pymes. “Muchas pymes desconocen todavía las iniciativas de formación, las líneas de financiación y la forma de acceder a ellas”, tal y como ponen de manifiesto desde CEPYME.

En este sentido, la patronal sostiene que deben reforzarse los incentivos a la inversión de éstas en formación, dando un impulso a los actuales mecanismos, aumentando los créditos bonificables de las empresas de menor dimensión, procurando igualmente simplificar los procedimientos y los requisitos y facilitando una mayor información y apoyo a las mismas.

Disminución de la presión fiscal

CEPYME también denuncia la elevada carga fiscal que sufren las empresas españolas, así como los autónomos, lo que dificulta su actividad y expansión, así como reduce su competitividad en los mercados internacionales. A modo de ejemplo, se refiere a la alta carga impositiva que representa el IRPF en España, cuyo tipo marginal se sitúa en el 45,8%, ocho puntos por encima de la media de la Unión Europea. Por otro lado, se encuentra la carga que supone el Impuesto de Sociedades (25%), tres puntos más que la media de la UE, “particularmente negativa para las pymes”.

En este terreno, el documento solicita que se priorice el diseño de incentivos fiscales que garanticen tipos efectivos orientados a mejorar la capitalización de las pymes al empleo. Además, apuntan, “las empresas de menor dimensión, con menos capacidad de generar recursos internos y más dificultades de acceso a la financiación, deben soportar también una menor presión sobre su tesorería procedente de los ingresos a cuenta y pagos fraccionados de las distintas figuras impositivas. En particular, cuando la obligatoriedad del ingreso no se corresponde con la ejecución efectiva del hecho imponible.

La patronal también hace especial énfasis en la creación de un “entorno favorable, sin trabas”. Es decir, “la eliminación de exigencias derivadas de las desconfianza pública en el empresario, o del simple afán de control, y su sustitución por obligaciones legales sustentadas en una relación de confianza y de responsabilidad mutua, así como una predisposición de estímulo a la iniciativa ciudadana y a la actividad empresarial. En este sentido, CEPYME apuesta por una revisión de la normativa autonómica y local (fiscal, medioambiental, laboral, de prevención de riesgos…) que afecta a las pymes, de cara a armonizar su entorno regulatorio. Algo que supondría un gran avance en la consecución del objetivo de unidad de mercado.

La apuesta por la innovación es otro de los ejes que defiende CEPYME. Según el informe, más del 70% de las pymes cuentan con una infraestructura tecnológica adecuada, aunque sólo un 10% de ellas pone ese activo al servicio de su negocio mediante la oferta y venta de sus productos. Del 90% restante casi la mitad ni tiene presencia en Internet y la otra mitad entiende su apuesta por la red únicamente con fines corporativos.

En este capítulo, la patronal de las pymes recomienda una adecuada provisión de instrumentos financieros destinados a la financiación de la innovación, que cumplan con dos premisas fundamentales: que estén lo suficientemente diversificados y que puedan adaptarse a las específicas necesidades de retorno de las inversiones y al riesgo asumido en cada una de estas operaciones por parte de las empresas de menor dimensión.

Internacionalización de la pyme

Para afrontar el futuro es preciso aumentar considerablemente el número de pymes españolas que compitan en mercador internacionales, según pone de manifiesto CEPYME. Y, además, conseguir que las que ya lo hacen cuenten con un marco adecuado para posibilitar la continuidad de su actividad en el exterior.

En este sentido, se reclama, con urgente necesidad, coordinar organismos públicos y privados que realizan promoción y asesoramiento a la internacionalización, enfocándose los esfuerzos en la colaboración y cooperación eficaz y eficiente de estos proveedores de servicios existentes. Además, propone la creación de un completo portal de internet que facilite información global a las empresas sobre este aspecto.